MEAT, CALVES & OTHER PRODUCTS – ADVISORS & CONSULTANT

d1 MERCADO URUGUAYO

OTROS : MERCADO DE URUGUAY

PEDIDOS:

Por pedidos de carnes Premium y Golden importadas desde Uruguay, consúltenos:

listado de cortes premium ESP ING ALEM FRANC

1 carta de interes de compra carne bovina en canal 2019 2020LOI Letter of intention to buy meat aberdeen angus


Precios cierre al 8 OCTUBRE de 2019

FUENTE :  # 280 –


(Mapa del Uruguay)

A los Europeos le gusta mucho la carne de Uruguay pero no la eligen...

A los europeos les gustan las carnes uruguayas pero no las eligen por desconocimiento del Uruguay y de su sistema de producción, concluye un estudio del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria.

“Este limitado conocimiento de nuestro país seguramente está conspirando contra nuestros intereses frente a otras alternativas de oferta de carne en un mercado altamente competitivo”, dice el estudio publicado en la revista del INIA en junio.

A pesar de que la entrada de carnes uruguayas a Europa tiene una cuota Hilton asegurada de 6.700 toneladas, “para Uruguay es muy importante poner dentro de esa cuota el mayor valor que se pueda”, dijo  Fabio Montossi, director del Programa Nacional de Carne y Lana del INIA.

En la última década el INIA realizó dos investigaciones para conocer cómo actúa y piensa el consumidor europeo, para mejorar las carnes uruguayas y sean más aceptadas.

La primera investigación, que se realizó entre 2001 y 2005, constató que en general la carne ovina y bovina de Uruguay fue más saludable que las europeas, cuando se consideró su composición de ácidos grasos y la concentración de vitamina E.

Pero a pesar de ser más saludables, el europeo prefería las carnes locales. “Veíamos que las carnes europeas tenían mayor aceptabilidad y el estudio demostró que el europeo está acostumbrado a comer carnes producidas a grano. Había cierto favoritismo de los consumidores hacia las carnes locales por el sabor y aroma que es característico de esa carne con respecto a la de pasto”, dijo Montossi.

Para la segunda investigación modificaron el sistema de producción de la carne para ver si aumentaba la aceptabilidad del consumidor europeo pero sin afectar las propiedades benéficas para la salud que tienen las carnes producidas a pasto.

Llevaron a Europa carnes de corderos y novillos que fueron alimentados con dietas que iban de 100% pasto a 90% ración. Como resultado, en los niveles más bajos de ración se logró mejorar la aceptabilidad del consumidor.

Y eso se consiguió con incorporar 1% de granos a la dieta de los animales. Montossi dijo que “no solo cerraba desde el punto de vista de la aceptabilidad sino también desde el punto de vista económico porque no encarece el sistema de producción”.

Estos estudios se hicieron sin decirles a los catadores los orígenes de las carnes que estaban probando, porque el objetivo era valorar las propiedades intrínsecas del producto. Pero cuando se le informó al consumidor el origen, las carnes uruguayas fueron las menos preferidas.

En el segundo estudio, que se realizó entre 2006 y 2012, encuestaron a consumidores en España, Francia y Reino Unido. Les preguntaron por tres factores que el consumidor tiene en la cabeza y afectan la decisión al momento de compra: el precio, la alimentación del animal y el país de origen.

“Tanto para ovinos como para vacunos en todos estos países queda claro que el origen de la carne es un factor que explica el 50% al 60% de las preferencias del consumidor. El sistema de producción explica de un 20% a 30% -la gente prefiere carnes producidas a pasto que carnes producidas a granos. La última es el precio que, dependiendo del país, influye de un 10% a un 20%”, explicó Montossi.

En cada uno de los países preguntaron por preferencias de la carne local, una carne suiza, la carne argentina y la uruguaya.

El estudio concluye que “independientemente del país considerado, se observa que Uruguay fue el menos preferido. Los consumidores europeos estudiados prefirieron las carnes provenientes de sus propios países. La carne suiza se ubicó en una posición neutra o levemente positiva, mientras que la argentina, aunque mejor que Uruguay, tuvo una menor preferencia que la local y suiza”.

Montossi señaló “que las carnes argentinas se posicionaron excelentemente en los últimos 20 años, no ahora que prácticamente salieron del mercado y Uruguay está muy bien posicionado ocupando el lugar que dejaron”.

El estudio también mostró un doble discurso del consumidor europeo. Cuando prueba la carne sin conocer el sistema de producción, le gusta más la carne producida a grano. Pero cuando se le pregunta por su preferencia, elige la carne producida a pasto.

El estudio indica que las carnes uruguayas no son muy bien conocidas en el mercado europeo. “Que el consumidor no conozca bien al Uruguay como el productor de la carne que va a consumir hace que tenga menor aceptabilidad con respecto a las carnes locales. Eso es lógico porque lo asocian con riesgo a la salud porque no conocen de donde viene”, explicó el director del Programa de la Carne y Lana del INIA.

Montossi dijo que “el estudio reforzó el plan de promoción de las carnes uruguayas que viene realizando el Instituto Nacional de Carnes de presentarse en todas las ferias de carne para mostrar de qué tipo de producción provienen, la trazabilidad, la inocuidad con respecto a cualquiera de las enfermedades que puede generar un consumo de carne intensiva, las propiedades benéficas para la salud y el bienestar animal por tener un sistema pastoril a cielo abierto”.

“Uruguay está por el camino correcto”, concluyó el especialista.


GANADERÍA

Cuota de alta calidad sigue todo 2019

Acuerdo entre Europa y Estados Unidos es inminente pero instrumentarlo llevará tiempo.


Pablo Antúnez

La cadena cárnica uruguaya podrá seguir disfrutando de la Cuota 481 para carne de alta calidad -que permite entrar en la Unión Europea (UE) sin pagar aranceles- a lo largo del segundo semestre de 2019, por más que el acuerdo entre la UE y Estados Unidos sobre ese cupo “es inminente”.

El cupo que nació del litigio de la carne con hormonas entre ambos países, fue abierto posteriormente para terceros abastecedores y entre ellos está Uruguay, que aporta un volumen importante en cada ventana de carga trimestral, en el marco de una cuota global de 45.000 toneladas.

Es para carne de alta calidad, bovinos menores de 30 meses -garantizados por trazabilidad- cuyos 100 días previos a la faena son terminados a granos.

Una misión encabezada por el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham, acompañado del sector privado, fue a Bruselas y Reino Unido a recabar información acerca de las negociaciones por este cupo y del proceso de separación del Reino Unido de la Unión Europea, más conocido como Brexit.

“Ratificamos en este viaje que el acuerdo es inminente y lo que trajimos como novedad es que hecho el acuerdo y puesto a consideración de los proveedores, entre los que estamos nosotros, validarlo administrativamente en todos los órganos de la Unión Europea y ponerlo en práctica, llevará más tiempo”, explicó el jerarca uruguayo.

“La conclusión es que, por lo menos, el segundo semestre de este año seguiría la cuota como está”, estimó Stanham.

Antes de fines de 2018 ya se manejaba que de lograrse al acuerdo comercial entre ambos países, donde Estados Unidos reclama más volumen del cupo para sus ganaderos e industriales, comenzaría a regir en junio de 2019.

Uruguay alineó su participación con Australia, otro de los proveedores habituales de este cupo de alta calidad y ambos países buscan ser actores claves.

En lo interno, los frigoríficos comenzaron a trabajar fuerte en la producción de carne de la Cuota 481, volumen que debería llegar a la Unión Europea a partir del 1° de abril, según publicó esta semana Faxcarne.

La cuota dinamizó la ganadería pues favorece una mayor extracción y mejoró los valores de la recría, porque se parte de un animal con mayor kilaje, apoyándose en la genética y la nutrición.

A su vez, generó mayor sinergia entre la ganadería de carne y la agricultura.

Brexit.

En cuanto a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el titular del INAC explicó que existe una tremenda incertidumbre que “empieza a permear con tremenda preocupación al sector empresarial, porque no saben a qué reglas de juego hay que atenerse en seis semanas y eso en término de invertir, concretar negocios, exportar o importar, hace muy difícil cerrar un negocio si no se sabe si el 30 de marzo van a regir las mismas condiciones”.

Desde la óptica de Stanham esa presión contribuirá a ver más rápido cómo cada uno de los dos países vuelve a rearmar su cadena de suministros.

“Se está generando una tremenda presión para lograr definiciones. Nadie hace un pronóstico certero de lo que va a pasar”, alertó el titular de INAC.

Si bien el Reino Unido no es un mercado de los más importantes para Uruguay, porque la carne que los frigoríficos exportan a la Unión Europea queda en el continente, hay que reconocer que sí “es un neto importador de carne y su principal abastecedor es la Unión Europea”, indicó.

Según Stahman, “la disrupción con la Unión Europea puede generar -en el corto plazo-, alguna oportunidad para los que somos proveedores de carne de afuera de la Unión Europea”.

Por lo menos Uruguay mantiene una cierta expectativa en ese sentido, más allá de que todos le desean lo mejor al Reino Unido para que no sea una salida traumática.

La UE es un mercado clave para la cadena cárnica uruguaya, donde van los cortes de mayor valor, tanto en carne vacuna como ovina. Hasta la primera semana de febrero desde Uruguay se exportaron 2.710 toneladas peso canal, cuando a igual fecha del año anterior había comprado 4.635 toneladas peso canal (41,5% menos) según las cifras estadísticas del INAC.